loader image
Menú Cerrar

Hablar de dolor siempre implica algo desagradable. Es obvio que nadie lo quiere. Ahora bien, si tan mala prensa tiene ¿cuál es su razón de existir?. La naturaleza puso el dolor como aviso previo al daño en las enfermedades crónicas. Que se queda un tiempo más por las dudas. El dolor –como cualquier síntoma- es solo un aviso para que cambiemos de rumbo. Es un aviso de que vamos por mal camino. Eso lo posiciona como algo positivo, aunque nos guste poco.

            Un dolor de rodilla me dice que debo cuidarla, que mientras menos ande mejor será. Si no escucho el aviso el dolor aumentará y si quedo quieto, mejorará. El reposo hará que el cuerpo pueda reparar el daño o desgaste. Es obvio pensar que si desoigo el aviso y lo maquillo con un analgésico, para tener “calidad de vida”, voy a acelerar el nivel de daño, agravando la situación. Esto lo pretende la medicina comercial a través de toda la publicidad de medicamentos. Donde le mienten un “haga lo que quiera que tenemos la solución”.

            Ya cambió el posicionamiento del dolor. Ahora es un amigo que nos evita males mayores. El no escuchar a ese amigo, taparlo con analgésicos para seguir haciendo lo que me produce daño; tiene como respuesta a posteriori la famosa sentencia “el cuerpo te pasa factura”.

            Habiendo tomado nota del mensaje de cuidar la zona dolorida, si tomo el analgésico para tener calidad de vida cuidando la parte afectada, entramos en el tema. Calidad de vida con responsabilidad. Cuando jóvenes, al hacer deportes y tener lesiones nos resulta natural el parar hasta la recuperación. Esto con el dolor agudo. Por qué no entenderlo igual con el dolor crónico?. Ante la comparación de porque usar Apitoxina y no calmantes químicos. Se parte rápido de la primera comparación (*): 1- No tiene efectos secundarios o contraindicaciones. 2- Desde el punto de vista de la potencia, es superior a la mayoría de los quimiofarmacos.            3- Puedo repetir las veces que haga falta sin riesgos de sobredosis ni acumulación ni efectos tóxicos. 4- Potencia (ayuda) a otros calmantes o tratamientos 5- Puedo usar la inyectable, o la crema o las cápsulas, de acuerdo al caso. 6- El efecto estimulante de la apitoxina ayudará a cicatrizar o reparar lo que produce dolor más rápido que lo que normalmente se espera. O induciendo la cicatrización donde el cuerpo solo no podía.

(*) Se entiende en todos los casos que se habla de pacientes con Historia Clínica a los que se les efectuó la prueba de alergia